fbpx

narcolepsia_CHILE

Narcolepsia: el riesgo de vivir con sueño

25 octubre 2019

Podría pensarse que la narcolepsia es la consecuencia de una mala higiene del sueño, pero en realidad se trata de una enfermedad neurodegenerativa.

La narcolepsia es una de las causas de ausentismo laboral más preocupantes porque quienes padecen este síndrome tienden a sufrir accidentes durante las jornadas.

Este trastorno del sueño produce una incontrolable y repentina somnolencia diurna que genera una crisis de sueño irresistible en el paciente.

Imaginemos por un momento el riesgo que corren trabajadores del volante u operadores de maquinaria.

Es importante entender que se trata de una enfermedad y no de un mal hábito de personas “vagas” o “perezosas”.

Esta enfermedad neurodegenerativa tiene un diagnóstico complejo que sólo se hace más preciso bajo estudios clínicos realizados en centros especializados en trastornos del sueño.

“Cuando una persona sospecha tener narcolepsia y acude al Instituto Europeo del Sueño se le aplican estudios de polisomniografía y test de latencias múltiples para realizar el diagnóstico diferencial con otros trastornos de sueño” explica la neuróloga especialista en sueño Dra. Celia García Malo.

A su juicio, esta  es una enfermedad que probablemente esté infradiagnosticada.

 

Vivir con narcolepsia

La especialista refiere que los pacientes manifiestan sentir la necesidad de dormir más horas de las habituales, lo que les dificulta en ocasiones mantener una adecuada vida social, laboral y familiar.

Los episodios de narcolepsia se identifican comúnmente por la pérdida repentina del tono muscular o cataplexia que suele estar provocada por emociones, entre las cuales la risa suele ser el detonante más frecuente.

Otro síntoma de la enfermedad son los denominados “fenómenos REM”, que incluyen parálisis del sueño y alucinaciones generalmente visuales en las transiciones sueño-vigilia.

La Dra. García Malo advierte que la narcolepsia suele ser confundida  frecuentemente con otros trastornos como depresión, neurosis, esquizofrenia, hipersomnia psiquiátrica  o epilepsia. Incluso en ocasiones el exceso de sueño se confunde con los efectos secundarios de determinados medicamentos.

Aunque existen pocos datos epidemiológicos sobre este tema, se estima que a nivel mundial 1 de cada 2000 persona padecen el trastorno.

 

Origen desconocido

Hasta ahora se cree que la narcolepsia tiene un origen inmunológico. Se produce una destrucción de células productoras de hipocretina que es la sustancia que ayuda a mantener el estado de vigilia.

“En la narcolepsia existe además una importante base genética, siendo entre 1-4% casos familiares, por lo que en ocasiones es preciso realizar un estudio genético al paciente, ya que conocemos mutaciones genéticas asociadas a  esta enfermedad” acota la experta en trastornos neurológicos del sueño.

Los primeros síntomas suelen aparecer cerca de la adolescencia, pero el diagnóstico puede lograrse hasta 10 o 20 años después, cuando se ha ido intensificando.

 

Retomar el sueño regular

Como los síntomas pueden variar en el transcurso de la vida del paciente, el seguimiento clínico para indicar el tratamiento más indicado es lo más adecuado.

Este año se celebró por primera vez el Día Mundial de la Narcolepsia, producto del esfuerzo de decenas de países a favor de la concienciación sobre este trastorno del sueño y la reducción de los tiempos para el diagnóstico oportuno.

La Dra. Celia García indica que actualmente existen tratamientos que permiten al paciente retomar la calidad del sueño y realizar una vida completamente normal sin episodios peligrosos de narcolepsia.

Esto es posible bajo el suministro de fármacos de la familia de los antidepresivos y/o fármacos estimulantes del estado de vigilia. “La indicación de uno u otro dependerá de los síntomas y el correcto diagnóstico del paciente” afirmó.