fbpx

Terapia cognitivo conductual sustituye uso de medicamentos para tratar insomnio

13 septiembre 2019

Por medio de las técnicas conductuales se ayuda al paciente a identificar y reemplazar los pensamientos y conductas que le provocan problemas de sueño.

 La Terapia Cognitivo-Conductual se ha convertido en una herramienta muy efectiva para tratar diferentes trastornos del sueño, en especial el insomnio.

Se estima que con esta terapia, se cumplen los objetivos del tratamiento en cerca de un 90% de los casos tratados.

En lugar de recurrir al uso de pastillas para dormir profundamente, la terapia cognitivo-conductual está contribuyendo a mejorar el sueño mediante el cambio de los hábitos deficientes, los pensamientos, las actitudes y las creencias negativas que se tienen acerca de dormir.

Así los especialistas llegan a las causas de fondo que están  motivando los problemas de sueño en muchas personas.

 

Tus creencias afectan tu sueño

La terapia cognitivo-conductual consiste en la aplicación de un conjunto de técnicas de trabajo en el que el especialista puede trabajar con la mente, las conductas y la fisiología del paciente, para tratar exitosamente diferentes tipos de problemas que le causan alguna forma de parasomia.

El doctor Iñigo Hortelano sostiene que “el objetivo es hacer que nuestros pacientes recuperen un sueño satisfactorio, desde un enfoque eficaz y validado científicamente, que trabaja en combinación con las herramientas de manejo de pensamientos y conductas”, explica.

 

¿Quiénes aplican para este tratamiento?

El especialista señala que la terapia cognitivo-conductual aplica para personas que llevan meses o años teniendo problemas de sueño. En algunos casos pueden ser ocasionales, otros por temporadas y en otras circunstancias, se han vuelto un problema crónico y estable.

“La TCC se recomienda a aquellos que consumen medicación para mejorar sus hábitos al dormir y la experiencia ha sido poco satisfactoria o con resultados irregulares, siendo que sus problemas suelen afectar a una o varias áreas importantes de su vida” destacó el especialista.

 

Sustituye la medicación

La efectividad de la terapia cognitivo-conductual ha dejado cuenta de su efectividad en el tratamiento del insomnio y otros trastornos del sueño que aparecen en la edad avanzada.

“Este es el tratamiento de elección del insomnio cuando sus síntomas duran más de un mes, ya que tiene una efectividad similar a la de la medicación a corto plazo, pero superior a medio y largo plazo, evitando los riesgos de tolerancia y por tanto adicción a la medicación” aclara el doctor Hortelano.

 

Resultados deseados

Recuperar el sueño de calidad es posible a través de esta técnica sin invertir un muy largo período de tiempo.

El especialista explica que, aunque la duración del tratamiento depende de los condicionantes de cada caso, normalmente comprende un mínimo de 5 sesiones y un máximo de 10 para lograr resultados satisfactorios. Cada sesión dura sólo una hora.

Concluye el experto, Iñigo Hortelano, que “las primeras sesiones son semanales, para espaciar las después quincenalmente, realizando una última sesión de seguimiento, aproximadamente un mes después de la anterior”.